Teléfonocómo llegar
blog

Los fertilizantes orgánicos, tipos y ventajas

 Los fertilizantes orgánicos, tipos y ventajas

Uno de los tipos de fertilizantes que podemos encontrar en la estantería de cualquier comercio que se dedique a la venta y suministro de productos fitosanitarios en Granada son los llamados abonos orgánicos. Comúnmente, este tipo de fertilizante se obtiene de la descomposición de elementos naturales, tales como el estiércol de animales, restos vegetales, de cultivos y, en general, cualquier tipo de fuente orgánica que se pueda someter a descomposición.

Los fertilizantes inorgánicos, en cambio, están elaborados de forma industrial, a partir de combustibles fósiles como el carbón, la urea o los abonos enriquecidos con calcio o potasio, también conocidos como abonos nitrogenados. Su compra resulta más económica, aunque la necesidad de añadir siempre abono orgánico y la expansión cada vez mayor de la demanda de productos procedentes de la agricultura ecológica ha hecho que se dispare la venta de aquellos productos fitosanitarios en Granada de origen natural. Uno de los problemas que contiene el uso de abono exclusivamente orgánico es que, si no está adecuadamente tratado, puede resultar un foco de infecciones, de ahí que se haya prohibido en nuestro país usar la materia extraída de los pozos negros para abonar los campos, como se hacía antiguamente. Por ello es recomendable el uso de abonos orgánicos tratados con el fin de evitar posibles enfermedades.

Aparte de los abonos líquidos o de textura terrosa o arenosa que podemos encontrar en comercios como Fitodel, S.L., existen otros tipos de abonado orgánico, como puede ser el compost, humus de lombriz, la gallinaza, o la descomposición natural de la capa de acolchado, conocido como mulching. Una adecuada utilización de estos recursos naturales, y la gestión correcta de los cultivos, nos ayudará a conseguir una cosecha excelente. 

haz clic para copiar mailmail copiado